sábado, 17 de enero de 2015

BUSCANDO UN HUECO...



Hoy estaba viendo un programa de televisión hablando sobre un tema tabú "el suicidio". Una realidad que muchos intentan ignorar y que muy pocos conocen. 
Las cifras son alarmantes, 3.500 personas anualmente se suicidan en España y cada 40 segundos una personas se suicida en el mundo.

Como decía un experto, alrededor de 1.500 personas mueren en accidentes de tráfico y la cifra se ha reducido debido a las campañas de información, las mejoras en las carreteras y la calidad de los coches.
Mas de 100 mujeres mueren por violencia de género y por tanto se aplican nuevas medidas de actuación, información y apoyo.
Para estas y muchas otras cosas, los gobiernos se involucran en mejorar las cifras, ahora para el suicidio NADA.

Las cifras en estos dos años de crisis han aumentado entre un 10-15% más y pocos conocen estos datos.

Los recursos sanitarios son escasos y la actuación de profesionales, médicos y familiares son insuficientes.
Sobre todo por la falta de información y vencer el miedo al tema, en el caso de familiares.

Parece que es normal que alguien esté deprimido y que una depresión "la tiene casi todo el mundo", cuando se trata de una enfermedad mental que tiene tratamiento.
Pero no se informa, no se trata y no se habla del tema.
Por vergüenza, por falta de información y por no involucrarse.

Cada vez que alguien dice ante una crisis "me gustaría morirme", la respuesta es "no digas eso", en vez de preguntar "que puedo hacer por ti".

En vez de estar mas atentos a lo que pasa a nuestro alrededor, son conscientes de nuestras emociones y si por un tiempo largo, estamos apáticos, tristes y desganados. Es que nos pasa algo y debemos de pedir ayuda.
Cuando a nuestros familiares, amigos y conocidos, vemos que han cambiado su forma de comportarse y muestran las pocas ganas de vivir, dar nuestra ayuda e incluso dar parte de la situación a otras personas.

No mirar hacia otro lado, "a mi que". 

Como ya he dicho en otras ocasiones, somos en muchos casos abanderados de grandes guerras (el hambre en el mundo, las injusticias y las epidemias), pero muchas veces, nos piden compañía, atención y entonces "no tenemos tiempo".

No hay tiempo para llamar a nuestros familiares y amigos para ver como se encuentran, tomar un café con ese amigo triste y darle alegría, visitar a nuestros mayores y escuchar sus historias. 
NO HAY TIEMPO

En varios casos, la apatía y la tristeza empiezan rompiendo esos lazos de conexión con la vida. La pérdida de empleo, separaciones, o distanciamiento con amigos. 
La realidad se vuelve oscura y la interpretación está en nuestra cabeza de una manera distorsionada, nos metemos en un pozo donde no hay salida y solo con ayuda en muchas ocasiones lograremos salir, de lo contrario nos hundiremos.

Encontrar nuestro hueco, nuestro sitio, el sentido de nuestra existencia.

No sé si os ha pasado alguna vez en algún restaurante donde compras la comida en tu bandeja y luego no encontramos una mesa para sentarnos, la sensación de incomodidad es enorme, la angustia y las dudas.
Al igual que en el cine cuando llegar tarde, todo oscuro, sin poder encontrar tu sitio y muchas veces está ocupado y te toca discutir jejeje.
Aventuras desagradables, que solo duran unos minutos en nuestra vida, pero que para muchas personas dura muchos años.

La sensación de no encontrar unos amigos con los que te sientas a gusto y formes parte del "grupo", el no tener unos compañeros de trabajo con el fin de tener al menos una relación cordial o en el caso de no encontrar pareja.

Son algunos ejemplos de no encontrar nuestro sitio, nuestro sentido en la vida.

Que complicados somos y como se nos pueden torcer las cosas, la vida ya de por si tiene sus golpes (enfermedades, muertes y accidentes) y para colmo tenemos que vernos en estas cosas tan absurdas como no tener a personas con las que compartir nuestra vida, nuestro camino y no optar por una calidad de vida con un trabajo que nos dignifique.

 

viernes, 2 de enero de 2015

YA VIENEN LO REYES ...


Si ya queda poquito para que vengan.

Sin duda mi fiesta favorita de Navidad, llena de magia.

La historia de los mismos es todo un enigma y en Colonia están en la catedral los restos de los reyes magos. Única reliquia en el mundo.

Siempre recuerdo con emoción el día 5 y 6 de Enero, días fríos y de Luna llena.

Comprando ese riquísimo roscón de reyes y esperando en esas colas interminables jejeje.

Escribiendo mi carta a sus majestades a fin de que por lo menos uno de los tres pedidos llegara.

Y llegó el día 5 a poner los reyes de chocolate en el árbol y esperar hasta el 6 para comerlos.

Limpiar y colocar todos los muñecos para que sus majestades vean cuidamos las cosas.

Los zapatos limpios a fin de que sean llenados de caramelos.

Agua y pan para los camellos, dulces y licores para sus majestades.

Ver la cabalgata de reyes por la tele y acostarse prontito para que no te pillen despierto.

Nervios, muchos nervios por la noche. ¡ parece que les oigo entrar !

Si estoy dormida, me darán un beso de despedida.

A la mañana siguiente y al primer hilo de luz ¡ ARRIBA !

Ver que hay debajo del árbol, ¡ OHHHH cuantos regalos !

¡ QUE ALEGRÍA MAS GRANDE ! ¡ Y NO HAY CARBÓN !

Me he portado muy bien.

Abrir los regalos, jugar y jugar. Comer los chocolates.

¿ No te parece esto una pisada de un Rey ? ¡ Yo creo que si !

La comida de reyes, todo riquísimo y a enseñar a los abuelos los regalitos.

Ya pasó todo muy rápido y hasta el próximo año.

Hoy miro a la ventana con la misma ilusión, esperando que venga a verme, esperando esos regalitos y deseando verlos.

Ya tengo mi carta...

Queridos reyes magos,

Este año creo que he sido bastante buena y os quisiera pedir salud para todos y mucha mucha paz.

Deseo que mis sueños se cumplan y encontrarme con gente a fin a mi.

Quisiera viajar, tener una oportunidad laboral y seguir soñando.

Me despido hasta el año que viene y espero que haya mucha mucha gente como yo que siga creyendo en vuestra magia.

Besitos...

viernes, 26 de diciembre de 2014

LA NAVIDAD DE MI INFANCIA


Mañana Noche buena, ¿ como pasa el tiempo ?

Recordaba en estos días, cómo eran mis navidades cuando yo era pequeña y lo que han cambiado las cosas.

Bueno, hay cosas que extraño mas que otras. Desde luego las discusiones familiares PARA NADA jejeje.

Recuerdo la ilusión que me hacía poner el árbol y el belén, el olor de esas cintas de colores roñosas, pero que NO SE TIRABAN si no estaban ya con tres pelos.
La bolas de cristal y esas luces que daban unos calambres jejeje.

Todo hacía despertar mi navidad, mi ilusión.

El día de noche buena por la mañana, ver a la gente en el mercado haciendo las últimas compras de comida.
¿ y este año, quien viene a tu casa ? ¡ Yo voy a preparar un redondo con salsa estupendo ! ¡ Luego el turrón y van que chuta !

¡ Este año me doy el lujo, langostinos. Como mínimo dos kilos !
¡ Ya tengo todo limpio y recogido, que paliza! ¡ me voy arreglarme que tengo unos pelos y estos vienen rápido !

Mil y una conversaciones llenas de emoción, cariño y nostalgia.

La noche buena mi hermana y yo solíamos ir a buscar a mi abuelo por los bares, hacíamos un tour jejeje.
Finalmente lo encontrábamos algo piripi y solía lloriquear por tiempos pasados y añoranzas.

También recuerdo cuando mi abuelo se comía la cabeza de cordero, con ojos y todo ¡ buuuaaaaa! ¡ que asco ! 

Cosas de la vida jejeje.

Otra cosa que me encantaba era ir de casa en casa pidiendo el aguinaldo, cantando y pasando por cada una de ellas con el resto de vecinos.
En cada casa nos daban algo de beber y de comer, te enseñaban la decoración y las relaciones se suavizaban.

Luego en casa, todo listo. Poner la mesa y disfrutar de un montón de platos que sobraban y al día siguiente se solía comer lo mismo en Navidad.

La misa del gallo y la vuelta a casa a las tantas.

Recuerdo mis encuentros con mi vecinas favoritas, haciendo nuestras gamberradas con los petardos y comiendo polvorones sin parar. Bailando y cantando, jejeje. Bueno, esa copitas de cava que nos hacían reir tanto jejeje.

Al día siguiente de navidad, ese chocolate con churros por la mañana y viendo la tele calentitos.

Todo un ritual, todo auténtico, todo perfecto.

Recuerdo todo eso y mas y añoro cada momento vivido, lástima que muchas veces no pueda volver a repetirse, pero se que era la época mas maravillosa de mi vida.

Llena de alegría, ilusión, amor, sorpresa y calor.

 

jueves, 18 de diciembre de 2014

EL FLEXO DE LA VENTANA...



Cada vez que veo un flexo en una ventana, me quedo mirando por un rato. ¿ quien estudiará allí, que trabajo estará haciendo, llevará mucho tiempo ? ¿ es tenaz ?

Es una imagen que tengo grabada desde niña en mi retina. Mi vecino de enfrente "todo un lumbreras", se pasaba horas infinitas estudiando en su escritorio.

Daba igual el día que fuera, viernes por la tarde, sábado, domingo por la mañana o muchos festivos. Incluso Navidad ¿ navidad ?

Ni se me pasaba a mi por la imaginación hacer ese sacrificio, a duras penas sacaba los estudios en el último minuto.

Ese chico para mí era una heroía, alguien fuera de serie.

Pero no, no era así. Simplemente era una persona tenaz.

Con el tiempo me enteré que no era un "superdotado", era solo una persona normal, normal, pero con tenacidad.

Obtuvo muy buenas calificaciones en el colegio, goza de un buen puesto de trabajo y espero que la vida le sonría.

Lo que se y lo que a él le debe de constar, son todas eras horas de estudio incondicionales, horas de dedicación, horas de esfuerzo, horas de renuncia a otras cosas y horas de éxito personal.

LA TENACIDAD, TODO UN DON.

Un don como pocos para lograr cosas en la vida, poco a poco y paso a paso, todos los días. Sin agobios, pero sin pausas.

Un don que a mi me falta, pero preconozo que es la mejor arma que se puede tener ante la vida.

Tesó, tenacidad, disciplina y constancia.

Ni el huracán mas fuerte puede con eso.

Un día de euforia, una etapa brillante, una época de esfuerzo, no es en comparación con una vida llena de tenacidad.

Una vida llena de empeño por superarse y por no dejarse vencer por la vaguería y por el desánimo.

No dejarse seducir por placeres paganos y muchos menos hacerse un autosabotaje cada vez que nos planteamos ser constantes en nuestra vida ante un reto.

Un don que aunque no se tenga, se puede trabajar.

En cualquier momento, en cualquier instante.

Tomar de nuevo las riendas y a pesar de los obstáculos, ser tenaces con nuestra vida y no rendirse ante nada.

Poco a poco, paso a paso, con amor hacia nosotros mismos y hacia la vida que tenemos.

Seamos tenaces y que la luz de nuestro flexo permanezca encendida todos los días del año.

¡ FELIZ NAVIDAD ! ¡ Mis mejores deseos para estas fiestas y que el próspero años 2015 os traiga las mejores metas para vuestra evolución personal !

 

martes, 9 de diciembre de 2014

ACEPTANDO LA SOLEDAD



Dentro de nada ya estamos en la Navidad, una época no a gusto de todos y que la misma invita a la unión y a la celebración.

Un momento de sentimientos encontrados, añoranzas, alegrías, tristezas, ilusiones y decepciones.

Todo esto junto con la oscuridad de los días, nos llevan en algunos casos a pensar demasiado en nuestra existencia, nuestro día a día, nuestros planes y ¿ que hago yo aquí ?.

Días tristes de pensamientos encontrados, tardes oscuras de nostalgia y noche en vela buscando el sentido de las cosas.

No hace mucho, he llegado a varias reflexiones sobre esto y "es posible" que a una solución a estos quebraderos de cabeza que nos atormentan a los que los vivimos.

Tengo que reconocer, que la vida en general es mucho mas agradable compartida. Esto lo digo con conocimiento de causa, no es una ilusión. Yo ya he estado en los dos bandos y en definitiva me quedo con las charlas animadas, las risas y los momentos también menos agradables, pero siempre en compañía.

La soledad, solo en algunos momentos y siempre elegida.

Las buenas compañías son un bálsamo para nuestro camino.

Ahora llega esta época de unión, reencuentro y celebración. Muchos no tendrá esa oportunidad, ya sea por distancia o por no tener a la gente adecuada.

Yo en mi caso, añoro esas comidas o cenas de empresa. Esas reuniones con amigos y el famoso "amigo invisible".

Compartir y brindar por unas Navidad más.

Pero hay que ser realista y es un año mas, donde esas fiestas añoradas no estarán en mis navidades.

Gracias a Dios, si estaré con la familia. Bueno este año con la política "que no es lo mismo, en mi caso", pero no es una soledad total.

Unas fiestas mas pensado y por qué yo? donde están los agradables y divertidos de la tierra?

Podemos pasar horas y horas lamentándonos de nuestro mal, desesperándonos y llorando noches y noches.

También dejarnos llevar por la melancolía, comer en exceso y abandonarse por completo.

Pero la realidad, es que esa actitud NO NOS TRAERÁ OTROS AIRES.

Tenemos que empezar a ACEPTAR NUESTRA VIDA TAL Y COMO ES.

Nuestra vida actual, con la SOLEDAD que nos ha tocado vivir en este momento.

Da igual que hace unos años no era así, pero llevamos navidades que si lo son.

Mostrarnos taciturnos y martirificarnos, no nos beneficiará en absoluto.

No significa que a partir de mañana pensaremos en POSITIVOS y diremos que el próximo año cambiará.

Es posible, pero no lo sabemos.

La mejor opción a la que he podido llegar es con la ACEPTACIÓN, no con la resignación. Sino aceptando el momento que tenemos que vivir, disfrutando cuando la gente nos dice que si tendrán sus encuentros de Navidad y que nosotros también tenemos derecho a nuestra manera de disfrutarla.

Con la aceptación, nos relajamos y las nubes se marchan.

Si, estoy sola y puedo hacer muchas cosas.

Puedo decorar mi casa a mi gusto y salir a tomar algo en el momento que yo quiera.

Decido mis planes a mi antojo y si por lo que sea tengo compañía, perfecto.

En caso contrario, seguiré con mi planning porque YO ME LO MEREZCO.

Desconozco el porqué? de esta situación, pero si decido como afrontarla.

La tomo desde la aceptación a mi situación y disfruto de ella de la mejor manera posible.

Con una sonrisa, con la observación de un niño y con la alegría de estar bien.
 

 

domingo, 7 de diciembre de 2014

EL GUERRERO DE TODOS LOS DIAS


Vinimos a esta vida para aprender, aprender a disfrutar, aprender a vivir, aprender a sentir.

Las cosas no son ni por asomo tan fáciles como nos parecen en un primer momento, ya que al principio de nuestra vida muchas de las cosas nos son ofrecidas y nos enseñan a conseguirlas.

Luego tenemos etapas mas o menos productivas, con mas o menos esfuerzo, pero la recompensa es lo que nos mantiene activos.

No hay placer mas grande que una recompensa después de un gran trabajo:

- Esos estudios de años que nos han traído una formación, una cultura, un buen trabajo.

- Esos años de cuidados a nuestros hijos, con los que les damos una vida mejor  y todo el cariño del mundo.

- Esa obra en la casa, que nos dado una nueva perspectiva a pesar de las horas de trabajo y el dinero que nos ha costado.

- Esa dieta y ese ejercicio que nos han devuelto un cuerpo sano y ágil.

SI, cuando después del esfuerzo viene la recompensa, todo se ve diferente. Pero ¿ que pasa cuando esa recompensa NO LLEGA ?

¿ todo el trabajo ha sido en vano ? ¿ dónde está la lección aprendida ?

Un esfuerzo o una suma de luchas en nuestra vida con un NULO resultado. En algunos casos los frutos se recogen con el paso del tiempo, otras veces nos dicen "se cierra un puerta, pero se abre una ventana".

¿ Y que pasa cuando esto no es así ? ¿Y cuando no encontramos la salida pese a nuestro mil y un esfuerzos en conseguirla ? ¿ dónde está la clave ?

¿ Realmente hay que esforzase tanto ? ¿ hay que luchar todos los días y POR TODO ? ¿ No hay nada fácil, nada que venga por añadidura ?

Zamora no se hizo en una hora, eso me queda claro. Hay premios que no vienen de la noche a la mañana, las grandes catedrales son un claro ejemplo. Ahora bien que nuestro día a día tenga que ser una lucha constante lo veo francamente agotador y uno se llega a plantear si merece la pena o es mejor se una de esas personas que ve la vida pasar.

¿ Esforzarse para TODO ?

- Para levantarse pese a los dolores de cuerpo.
- Para dormirse pese al insomnio.
- Para dejar un trabajo por la situación personal.
- Encontrar un trabajo para mejorar en nuestra vida.
- Dejar relaciones para avanzar.
- Encontrar gente con la que podamos compartir.
- Irse de vacaciones.
- Ahorrar.
- Tener un hijo.
- No tener hijos.
- Adelgazar.
- Engordar.
- Ponerse en forma.
- Hablar.
- No llorar.
- Sonreír.
- Motivarse...

Podrá seguir esta lista interminable e incluso afinar mas en nuestro día a día y en las cosas que nos parecen mas insignificantes.

¿pero y por qué? Acaso ¿no amanece todo los días sin esfuerzo?
- La luna no se esfuerza en salir cada noche.
- El sol no se esfuerza en calentar y dar luz.
- Las flores no se esfuerzan en salir.

El invierno llega, se va la primavera y el verano cae del cielo.

Si la vida es aparentemente fácil ¿ por qué en nuestro días todo es una lucha constante ?

Es una de mis grandes dudas y pese al paso de los años la situación no mejora.

Se que del cielo todo baja, aunque en mi opinión algunos de los esfuerzos que realizamos tienen un alto diezmo.

Y ya ha ciertas edades uno se plantea el nivel de esfuerzo y lucha, sentarse y sentirse. Me quedo con esa frase zen y que sea lo que Dios quiera.

 

sábado, 6 de diciembre de 2014

TECNICA DE LIBERACION



Una técnica basada en las constelaciones familiares que nos permite liberarnos de episodios pasados que no hemos podido finalizar y que nos persiguen en la actualidad:

1) Visualiza a la persona o personas que forman parte de esa vivencia, mediante una foto o utilizando la imaginación.

2) Prepara un momento del día donde vayas a estar sol@ y atento a las emociones que puedan surgir por la experiencia.

3) Decir lo que se piensa a esa persona sin rodeos.

4) Utilizar un mensaje directo y centrándonos en el problema principal.

5) Usa palabras claras y directas, no importa lo mal sonantes que puedan parecer "es una técnica de liberación".

6) Decir todo lo negativo vivido y pensado, después confesar lo bueno de esa experiencia, lo que te ha aportado  o lo bueno aprendido, vivido con esa persona.

7) Despedirnos de esa persona y situación, visualizar a la misma que se da la vuelta y desaparece de nuestra vista.